Conócete y sácale partido a tu armario


Si echas la vista atrás en las entradas del blog antiguas verás que dedico una buena parte del tiempo a quererse, aceptarse las cosas buenas y mejorar las regulares siempre y cuando esté a nuestro alcance. Sin rebasar la obsesión ni la locura.


Otras cuantas entradas van dedicadas a cómo vestir bien, a consejos y tips donde te doy claves para tus looks, estar cómoda con lo que compres y lleves, seas fiel a ti misma y a atreverse a innovar, probar y centrarte en seguir tu propio estilo.


En esta entrada quiero enseñarte los requisitos para vestir según tu estilo. Si bien ahora que lo pienso, debería haber sido una de los primeros post de la web. Aún así, creo que las anteriores son un pilar básico y fundamental a tener en cuenta, para aprender a aceptarse y por consiguiente ser más feliz con lo que nos ha tocado.


Ojo: siempre (pero siempre) que digo eso de aceptarse y quererse va enlazado no sólo al concepto en sí, también a cambiar aquello que no quieres en tu vida -ya sea físico, mental o social- esforzarse por ser mejor. Y no, no me refiero a ser mejor que el de enfrente, si no a ser mejor que tu Yo de ahora. Siempre se puede conseguir si dejas malos hábitos y empiezas por cambiarlos por unas buenas costumbres.


Pero poco a poco.


Como siempre digo, no vale quejarse y no hacer nada. Ese es un bucle tedioso y poco aconsejable para llevar como estilo de vida. Y os lo digo por experiencia propia. Quejarse de todo sólo te encierra en ese torbellino y que cada vez sea más difícil aceptar que "la culpa" de que estés así o tener la vida que tienes no sea tuya. Empieza por aceptar en qué fallas tú y mejóralo. De los fallos de los demás ya se encargarán ellos.


Pues bien, entremos en materia.


El primer requisito para vestir según tu estilo es conocerse, saber cómo somos, cómo son nuestra silueta y nuestros rasgos, verdad?


Debes ser consciente de tu propia imagen. Y aquí tus puntos fuertes y débiles juegan un papel importante.


Para empezar -y como ya sabemos todos- cada cuerpo tiene sus imperfecciones y asimetrías. Cada una de éstas definen la mayoría de cuerpos y las prendas de ropa nos pueden ayudar a realzar y a disimular aquello que no queremos enseñar demasiado.


No hay ningún cuerpo igual a otro, jamás lo encontrarás. Pero los estilistas y diseñadores se rigen por unas pautas.

Unas siluetas -cinco para ser exactos- que les sirven de base a la hora de desempeñar su trabajo. Puedes verte reflejado en una o dos -o incluso tres- siluetas.


Sigue éstos consejos si quieres saber en qué silueta/s entras tú:


-Fíjate en qué partes de tu cuerpo se ven más afectadas cuando coges esos kilos de más.

-Mídete las caderas y los hombros. Fíjate en sus proporciones conjuntamente - si son igual de anchos o no-

-Mira si tienes desarrollados los brazos y piernas por igual o por el contrario alguno de los dos grupos de extremidades se ven más musculadas que otras.

-Mídete la cintura y comprueba si la tienes marcada o por el contrario se asemeja más a los centímetros de tus caderas.


Teniendo estos deberes hechos, vamos a conocer los tipos de siluetas que existen:



1- Silueta de reloj de arena (Trapezoidal)



Este tipo de silueta es la más deseada pero esto no significa que le quede todo bien. Está definida por tener los hombros en consonancia con la cadera y la cintura estrecha.

Este tipo de silueta es la más deseada pero esto no significa que le quede todo bien. Está definida por tener los hombros en consonancia con la cadera y la cintura estrecha.


















2- Silueta de triángulo


Es la forma en la que los hombros son más estrechos que las caderas. Requiere compensar la parte de arriba (hombros) para igualarlos a las caderas.


Basta con utilizar diseños cuyos patrones ensanchen la parte alta de tu cuerpo. Un buen consejo es usar hombreras para potenciarla.


En cuanto a la parte de abajo tanto en falda como en pantalones debes evitar los volantes y otros detalles en la zona de las caderas que no harán más que aumentarla.


Si te gustan mucho este tipo de "edulcorantes" en la ropa procura que sea en los bajos.


























3- Silueta rectangular




Normalmente son personas delgadas que tienen los hombros en línea con sus caderas y por lo cuál, tienen la cintura poco marcada.


En este caso hay que definir las caderas y la cintura. ¿Cómo? Usa conjuntos de dos piezas o también puedes optar por cinturones que dividan tu silueta en dos y ciñan la cintura. Haciendo este simple paso conseguirás dar un poco de volumen a caderas y hombros.


En este caso mucho cuidado con usar patrones de líneas rectas.













4- Silueta oval


Se caracteriza por tener hombros, cintura y cadera redondeados. Las mujeres suelen tener pecho y cadera. Así que es aconsejable evitar los colores estridentes y escoger mejor los tonos neutros: te estilizan y dan luminosidad.


El negro en este caso no te viene bien ya que no da claridad a tu figura.


En el caso de los tejidos usa los que tengan caída porque te aportan verticalidad. Evita prendas demasiado estrechas que te marquen en exceso. Y para conseguir esbeltez atrévete con un estampado de raya verticales porque te alargan la figura y opta mejor por colores que tengan una armonía entre sí.


5- Silueta de triángulo invertido


Esta silueta es la que corresponde a tener los hombros más anchos que las caderas. Se da en la mayoría de personas que hace deporte y ensanchan el torso.


Evita tejidos rígidos y estampados de cuadros para tu parte superior. Prescinde de cualquier clase de hombreras y lleva mejor unas mangas con caída. En cambio debes dar volumen a tu parte inferior con, por ejemplo, pantalones de pinzas o bolsillos, volantes y accesorios que queden a la altura de tu cadera.

































Este post es una guía, una orientación de cómo sacarle partido a tu silueta.

Siempre parto de la premisa que cada uno tenga en su armario y vista como le haga sentir bien. Creo que no hay que explicarlo si ya eres asidua lectora de este blog.


Mientras seamos felices nos debe dar igual todo lo demás. Porque como en todo hay quien no sigue estas líneas y sin embargo, triunfa. Así que si te apetece mírate en el espejo, escudríñate, mídete tus formas y cuando vayas a por prendas nuevas ya sabrás ir en una dirección que te ahorrará tiempo.


Si no... prueba, siéntete cómoda estando en tu piel. VIVE. Pero sobre todo diviértete.



Visita www.lomitadessins.com y mímate


18 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo